La conquista del espacio

“Un relicario cósmico y una onza de ceniza propulsada por combustible de hidracina hacia los confines solares. En realidad, un sueño, su última voluntad. El astrónomo Clyde W. Tombaugh ha sido el primero en sobrevolar el planeta enano que descubrió en 1930 a través de un reflejo borroso. Plutón contiene cerca del ecuador un ‘corazón’ helado que conocemos por las últimas fotografías; dibujan esta región las planicies y cordilleras de monóxido de carbono y nitrógeno fulgoroso. En caso de estar vivo, habría llorado ante la silueta de ese corazón que en su honor lleva hoy su nombre. Lo hizo a bordo de la nave New Horizons que cruzó los límites del sistema solar, superando 50 millones de kilómetros, el 14 de julio de 2015. La nave y los restos mortales de Clyde continúan rumbo al cinturón de Kuiper, reino perdido de los planetas enanos y asteroides helados. Nadie había llegado tan lejos…”

Esclavos de manías extrañas

“Esclavos de una idea parásita. Dominados por un ritual íntimo pero extraño. Pueden incluso llegar a poner en peligro sus vidas. Lanzarse a comer tierra o tiza. Arrancarse el pelo. Broncearse hasta desarrollar un cáncer en la epidermis. Comprar compulsivamente -un 7% de la población española podría sufrir cuadros de compras compulsivas, según el Hospital de Bellvitge-. Lavarse con agua múltiples veces al día. Beber sangre. Obsesionarse por blanquearse los dientes, o por hacer ejercicio hasta el extremo humano…No pueden parar”

Continúa aquí: Dominados por extrañas manías

Oficios en extinción

Reportaje para el Nuevo 20 minutos. Profesiones que desaparecen, otras que resurgen. Pregoneros, propietarios de videoclub, pastores, relojeros…

“Repetir sus nombres es citar el inventario escrito en una lengua muerta: zahorí (buscador de agua subterránea con varas) tonelero, plañidera (la que lloraba en los funerales por encargo), vadeador (el que ayudaba a cruzar los ríos), barquillero, arriero, sereno, cenachero (vendía el pescado callejero…).