A dos grados del desastre

“Dos grados centígrados. Recuerda esta cifra. Tatúala en la piel de tus hijos. Dos grados que son un presagio y una brújula. Capitán, nos dirigimos hacia territorio desconocido, la amenaza es una ola de previsiones extremas. Dos grados, porque no disponemos de dos planetas. Tenemos uno, esta isla de náufragos. Frenar una bala climática no parece un objetivo fácil. El clima muta a una velocidad superlativa”

A dos grados del desastre

Impuesto al sol

Finalmente se aprobó: una ley que lastra el autoconsumo enérgetico, que atenta contra la necesaria transición energética, la posibilidad viable de autoabastecerse con energía solar por parte de los pequeños consumidores.

Un impuesto al sol

Publicado en El Mensual de 20 minutos.