Pongamos por un momento…

Pongamos que un magnate aspira a presidir el gobierno del país más poderoso. Este individuo es narcisista, inculto, ególatra, racista, un lunático. Pongamos que defiende con orgullo el apartheid y la tortura. Que promociona el machismo y entiende la guerra como única estrategia de negociación. Pongamos que este personaje llega al poder del país más poderoso. Pongamos que este fanfarrón cumple con sus proclamas y que las aumenta cual Calígula en sus desvaríos. Pongamos que el capitán de nuestra nave Tierra está loco.

Pongamos por un momento que la humanidad se va al carajo.

Solo lo siento por las mariposas que no votan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>